Mirador de Ulía

El mejor

Ambiente

Disfrute de las vistas

La villa en la que se asienta el restaurante Mirador de Ulía se construyó en 1.939 y fue obra del arquitecto donostiarra José Antonio Mendizábal quien adquirió la finca cautivado por la vista que se observa desde el lugar y que a su vez puede verse desde casi cualquier punto de la ciudad.

En 1966, Faustina Zaldua cocinera formada en la mejor tradición de la gastronomía donostiarra, comprendió que aquel privilegiado lugar debía ser abierto al público y compró el edificio para inaugurar el restaurante en mayo de ese mismo año.

Los jardines, calificados por algunos como un verdadero oasis en el Monte Ulía, están preparados para la celebración de recepciones y diversas celebraciones. El salón central, decorado por Juan María Navascués, permite alojar reuniones multitudinarias manteniendo siempre la perspectiva de sus vistas. Pero es la terraza el lugar de privilegio donde se puede contemplar una vista inigualable que comienza en la playa de la Zurriola y en días despejados continúa por toda la costa guipuzcoana perdiéndose por detrás del ratón de Getaria.

Queremos que disfrute en nuestra casa y para ello, Malen Ugalde y Manu Garrido le aconsejarán en la selección de platos o la bebida.

Una experiencia

exquisita